El sueño del lince | NG España

Newsletter semanal de la revista National Geographic España. Ver en navegador

Logo NG
Sábado 12 de junio de 2021
David Miranda

David Miranda

Colaborador web de National Geographic España

El sueño del lince

Uno de los recuerdos más cristalinos que guardo de la infancia me transporta hasta el sofá de casa, justo después de comer, viendo los documentales de La 2 con mi padre. Puestos de manera estratégica tras la sobremesa, hacían las veces de somnífero y despertaban la curiosidad a partes iguales. Igual que el Tour de Francia. Confesaré que más que acordarme de esos documentales recuerdo la cara de fascinación de mi padre al ver al lobo ibérico cuando la voz de Félix Rodríguez de la Fuente salía de la televisión.

En aquella época, esas obras de arte audiovisuales despertaban en él tanta fascinación que el sueño no se atrevía a cruzar la puerta del salón. Eran otros tiempos. Por aquel entonces, el lobo compartía espacio en la sierra de Andújar con otra de las especies icónicas de nuestro país: el lince ibérico. Sin embargo, actualmente, las poblaciones de las dos especies en este rincón de Andalucía ya no son lo que eran.

Tengo que reconocer que la primera vez que vi un lobo con mis propios ojos me quedé fascinado ante aquella estampa, pero nunca me había planteado cómo sería mi primer encuentro con un lince ibérico, hasta que hace unas semanas ocurrió.

Viajé hasta la sierra de Andújar para conocer a fondo la labor que realizan a diario fundaciones como CBD-Hábitat para recuperar esta especie tan fascinante cuyo renacimiento ha sido un éxito rotundo: ha pasado de contar con 92 ejemplares en el año 2002 a superar el millar en el último censo poblacional. En otro momento habría calificado este crecimiento de milagroso, pero una vez conocí el trabajo que realizan conservando la especie, les confesaré que es fruto del trabajo bien hecho.

De aquel viaje nació este reportaje, donde analizamos la recuperación del lince ibérico en nuestro país durante los últimos 20 años. Acudí con la mochila llena de preguntas, cámara en mano y con la libreta lista para ser garabateada. Me habría gustado llevarme a mi padre, pero no cabía en la maleta.

El primer día, aquella sierra nos regaló un atardecer de esos que son difíciles de olvidar, de los que el cielo parece confesar que tiene algo guardado en la chistera. La mañana siguiente, varios trabajadores de la fundación comentaron que aquella noche habían visto un lince merodeando el límite de la finca. Fue el primer indicio que tuvimos del felino.

Recorrimos la finca de punta a punta toda la jornada conociendo cómo vive, observando buitres negros, águilas imperiales y hasta bisontes europeos, pero ni rastro del depredador. A mí ya me valía como experiencia, pero entenderán que servidor no tiene la suerte de ver a diario un lince ibérico y la curiosidad tiene la costumbre de ser muy insistente.

El viaje exprés llegaba a su fin y tan solo quedaba una oportunidad de encontrar al enigmático felino, así que aprovechamos la última mañana para recorrer de nuevo la finca. Eran poco más de las 9 y el sol ya apretaba en la sierra andaluza cuando unas orejas puntiagudas aparecieron tras unos matorrales.

Nigeria caminó tranquilamente ante nosotros hasta llegar a la sombra de una encina y lo más inteligente que se me ocurrió en aquel momento fue sonreír mientras nos miraba desde la distancia. Por fin. Samu, uno de los trabajadores de la fundación, la identificó rápidamente gracias al patrón moteado de su lomo y nos dijo que rondaba los cinco años. Su pose tranquila indicaba que llegaba para contemplarnos porque, al fin y al cabo, estaba en su casa y los extraños éramos nosotros. Los felinos y su descaro.

10 minutos después se levantó en busca de conejos y nos regaló una última vista antes de meterse entre la maleza. Una urraca con malas pulgas la seguía escandalizada –es lo que tiene ser el superdepredador de la zona, que no haces muchos amigos–, pero ni los humanos ni las aves desconcentramos al felino en su camino al matorral donde seguramente le esperaban sus crías. Me llevé unas imágenes para el recuerdo y unos momentos que no olvidaré en la vida.

Estaba a más de 500 kilómetros de mi hogar y aún así me sentía en conexión con mis raíces, con mi padre: había pasado de ver aquellos documentales con él a ser yo el que estaba detrás de la cámara. Y él, de ver a uno de sus ídolos en televisión a leer un reportaje cuya firma lleva su apellido. Quizá durante aquellos intentos de siesta en el sofá mi padre soñaba despierto. Quizá yo también y pensábamos en lo mismo. ¿Y si los sueños se hacen realidad?

El lince ibérico no es el único que se encuentra de enhorabuena: el puma de Florida también está de regreso pese a la expansión urbanística, como podréis comprobar en este reportaje que encontraréis en el número de abril de la revista. Situaciones más complicadas viven las aves latinoamericanas: mientras que el águila harpía lucha contra la extinción en la Amazonia brasileña y el guacamayo militar se atrinchera en una sima mexicana lejos de la civilización para poder sobrevivir.

El ser humano como problema y solución para muchas especies. Si me dan a elegir, yo tengo claro qué opción escoger. Quizá el problema está ahí, en haber llegado al punto de tener que elegir.

¡Hasta la semana que viene!

  • Si te ha gustado esta newsletter y quieres recibirla en tu correo cada semana, apúntate aquí.

Noticias

Nuestra Politica de COOKIES

NO TENEMOS ANUNCIOS Y NUNCA LOS HEMOS TENIDO

NO TENEMOS COOKIES Y NUNCA HEMOS TENIDO

NO TENEMOS NINGUN DATO PERSONAL DE NUESTRAS VISITAS Y NUNCA HEMOS TENIDO

NO COSECHAMOS NINGUN DATO DE NUESTRAS VISITAS EXCEPTO EL NUMERO DE ENTRADAS Y NUMERO DE PAGINAS QUE SE VISITAN 

NUESTRAS ESTADISTICAS LAS FACILITA URCHIN Y NO CONTIENEN NINGUN DATO PERSONAL NI EL IP DE NUESTRAS VISITAS y que publicamos todos los meses.

AGRADECEMOS A LOS CASI 3.2 MILLONES DE VISITANTES DEL 2018 HABER HECHO UN TROZO DEL CAMINO CON NOSOTROS.

AGRADECEMOS SI NO ES DE VUESTRO INTERES EL "RESUMEN" BASTA ENVIAR UN EMILIO A wiki@wikiblues.net Y AUTOMATICAMENTE CESARAN DE LLEGAR Y MUCHAS GRACIAS POR HABER ESTADO UN RATO CON NOSOTROS.   wiki                

 
Haz lo que otros no hacen, salva una vida. Gracias en nombre de todos
Siente la diferencia entre tomar un café y salvar una vida. Gracias en nombre de todos.
Con pocos Euros y un par de clicks puedes salvar una vida hoy, si no lo haces es por que no quieres. Gracias en nombre de todos.
Cada 5 segundos muere un niño de hambre, no puedes salvar a todos pero por lo menos uno? Gracias en nombre de todos.
Para salvar una vida no hay mínimos, da lo que quieras. Gracias en nombre de todos.
En este App Store puedes salvar una vida con 99 centimos de Euro, pero si quieres puedes pagar 1 Euro. Gracias en nombre de todos.
Salva una vida y mirate al espejo, veras que diferencia. Gracias en nombre de todos.
Cuesta menos salvar una vida que una tapa, prueba este sabor. Gracias en nombre de todos.
Dona 1 Euro, gana una vida. Quien te da mas? Gracias en nombre de todos.
Para dar 1 Euro o 2, no hace falta pensarlo tanto. Gracias en nombre de todos.
El salvar una criatura de la muerte por hambre, no tiene precio. Aqui lo puedes hacer por un par de Euros. Gracias en nombre de todos.
MEDICOS SIN FRONTERAS - QUIERO HACER UNA DONACIÓN Save the Children

CRUZ ROJA Española - QUIERO HACER UNA DONACIÓN

wwf - QUIERO HACER UNA DONACIÓN